Oct 232016
 
Luis Mederos presentando la nueva edición de su libro 'Navegación astronómica' en la Librería Robinsón

Luis Mederos presentando la nueva edición de su libro ‘Navegación astronómica’ en la Librería Robinsón

Hace unos días asistí en la  Librería Náutica Robinsón a la presentación de la nueva edición del libro ‘Navegación Astronómica‘, de Luis Mederos.

En primer lugar, agradecer a la gente de la Librería Náutica Robinsón por la organización del evento, por ofrecernos la oportunidad de disfrutar de la conferencia y por la merienda con la que nos agasajó .

La presentación que hizo Luis fue muy buena. Nos explicó, mediante conceptos sencillos, en qué consiste el posicionamiento a partir de la medición de la altura de los astros. Hace que parezca realmente sencillo. La verdad es que los conceptos, una vez te los explica él, sí que son sencillos y es difícil olvidarlos. Otra cosa es hacer los cálculos en la práctica, como conoce cualquiera que haya calculado una posición a partir de la lectura de alturas de astros con un sextante. No digamos si ello se lleva a cabo en un pequeño velero, con las incomodidades y dificultades logísticas que conlleva, por la falta de espacio, de luz y por el movimiento del propio barco.
Navegación Astronómica, Luis Mederos

‘Navegación Astronómica’, Luis Mederos

Al final de la presentación, Luis se preguntaba a sí mismo qué sentido tiene hoy en día realizar el cálculo de la posición midiendo la altura de los astros con un sextante. Comentaba que cualquier pequeño velero lleva a bordo unos cuantos dispositivos GPS, contando con los del barco y los que llevan los teléfonos móviles de los tripulantes. Decía, no sin razón, que es menos probable que falle el GPS a que el sextante quede inutilizado por la rotura de un espejo en una caída. ¿Qué sentido tiene entonces realizar cálculos con sextante?. Porque es divertido, se respondía a sí mismo.

Sextante Davis Mark 15

Sextante Davis Mark 15

Inmediatamente estuve de acuerdo con el, y me vino a la cabeza otra de mis aficiones, que es coleccionar y utilizar las reglas de cálculo logarítmicas. Se puede aplicar el mismo razonamiento. ¿Qué sentido tiene realizar operaciones con una regla de cálculo cuando se dispone de estupendas calculadoras electrónicas? Porque es divertido.
Yo añadiría otra razón de peso para utilizar estos dos instrumentos, y que estoy seguro que Luis Mederos también compartiría: son muy didácticos. La utilización de un sextante para el cálculo de la posición obliga a quien lo usa a comprender el movimiento de los astros, a entender la forma de la Tierra o a saber utilizar las fórmulas de la trigonometría esférica. Por su parte, quien realiza operaciones complejas con una regla de cálculo, necesita entender el funcionamiento de las escalas logarítmicas, de las relaciones entre las distintas razones trigonométricas o a entender las propiedades de las ecuaciones de segundo o tercer grado, además de ejercitarse en el ‘número gordo’, en saber de antemano el orden de magnitud del resultado de una determinada operación. En ambos casos se trata de hacer un auténtico ejercicio de gimnasia mental, que hace mucho bien a quien lo realiza.
IMG_20161022_235240

Regla de cálculo Pickett N 600 ES, modelo utilizado por los astronautas de las misiones Apollo

Esta última razón, el ser instrumentos didácticos, es lo que los convierte, en mi opinión, en herramientas valiosas para ser utilizadas en la enseñanza de la navegación, de la astronomía y de las matemáticas en general. Por ello creo que su enseñanza, no solo no se debía de abandonar, sino por el contrario, se debería de seguir promoviendo entre los estudiantes que se inician o tratan de ampliar sus conocimientos en esas materias.
Santiago Higuera (23 de octubre de 2016)

Sorry, the comment form is closed at this time.